Por: Sc. Mauricio Cano Gil-Director Scout CSA

“Siempre avante, siempre adelante
cumpliendo alegres nuestro deber;
siempre avanzando, nada hay distante
es humillante retroceder.”

Esta ha sido la tonada constante de los Scouts de Antioquia desde sus orígenes; origen que se remonta al año 1918, cuando comenzó a funcionar la primera Tropa Scout de Medellín y Antioquia, hoy Grupo Scout Primero de la U de A.

Los Scouts de Antioquia hemos sido líderes para el país Scout: nuestro Modelo Educativo, la calidad del Programa y de la Formación, lo innovador en los eventos y el modelo de gobierno y de administración de los recursos, han sido ejemplo para toda Colombia; siempre hemos mantenido y mantendremos nuestra responsabilidad y compromiso con el Escultismo colombiano, en este recorrido que se constituye en un legado que ha quedado escrito en las mejores páginas de nuestra historia; una historia visionaria y de importantes logros.

Y es precisamente esa visión la que en 1966 inspiró a personajes como José Tejada Sáenz, Lucio Chiquito, Hernán Londoño, John Arango Osorio y otros más, a anticiparse a las necesidades inmediatas y futuras de este movimiento juvenil, creando una Organización Scout al servicio del Escultismo: la Corporación Boy Scouts de Antioquia, con el propósito inicial de constituir patrimonio para garantizar la sostenibilidad del Escultismo en nuestro departamento.

De allí en adelante, durante tres décadas, la Corporación creció y maduró, coexistiendo con la organización nacional, la hermana Asociación de Scouts de Colombia, hasta que en 1996 – treinta años después –visionarios de la época vislumbraron una nueva oportunidad para fortalecer la institución.

El Médico Fernando Adolfo Echavarría Díez y el Abogado Jorge Mario Centellas Uribe, Scouters de vasta experiencia y recorrido, plantean a la Comunidad Scout una reforma estatutaria para la transformación en una Organización Scout más moderna y simple que ya no dependiera programáticamente de la entidad nacional, sino que por el contrario evolucionara hacia una autonomía – ya no solo patrimonial – sino en todo lo referente al Escultismo mismo, manteniendo fidelidad a los principios del Fundador del Movimiento Scout.

Durante estos 20 años, se han realizado cuatro Jamborees como máximos eventos de la Organización Scout: 1999, 2002, 2007 y 2012; se ha crecido en membresía; se ha llevado Formación Scout no solo a todos los lugares de Colombia sino que ya se han traspasado las fronteras del país; se ha trabajado de la mano con la Gobernación, con Medellín y con otros municipios del Área Metropolitana y de otras regiones de Antioquia; se han promovido campañas ambientales, de salud, de derechos humanos, educativas y de servicio social; se ha posicionado a la CSA como una Organización líder en la protección y promoción de los derechos de los niños a través del Programa Comunidad Protectora; se han promovido el liderazgo, la democracia y la participación ciudadana; se han formado miles y miles de ciudadanos responsables para Colombia, Siempre Listos para la Paz!

Entre las distinciones más importantes, la CSA fue reconocida en 1999 con el Premio Colombiano ejemplar por parte del periódico El Colombiano, y en 2000 recibió la Orden de la Democracia de la Cámara de Representantes.

Hoy, luego de veinte años de autonomía, la Corporación Scouts de Antioquia CSA, nombre adoptado con la reforma del 96, celebra sus 50 años con un crecimiento en membresía y ratificándose como una Organización Scout que es referente en Colombia y en América Latina.

La Corporación Scouts de Antioquia se define como una organización sin ánimo de lucro, abierta e incluyente, al servicio del movimiento internacional creado por Baden-Powell hace casi 109 años; con una misión: Formamos Scouts, mejores ciudadanos para la Vida! Es una Organización Scout fiel, útil y contemporánea; tiene fe en la Divina Providencia; y hace cuanto de ella depende para formar ciudadanos críticos que opinen libremente; solidarios que piensen primero en los demás; auténticos en la vivencia de los valores propios de la Ley y la Promesa Scout.

Porque somos CSA… somos Scouts para la Vida!